Rumbo a la Ciudad Perdida

Jairo P
By Jairo P mayo 18, 2017 08:30

Rumbo a la Ciudad Perdida

Un viaje al paraíso perdido en medio a la selva tropical, caminatas, escaleras de piedras, manantiales de agua y comunidades indígenas es lo que deben vivenciar turistas de todo el mundo que llegan hasta Colombia para vivir la experiencia Teyuna. Acá es posible tener una aventura para la que se requiere aliento, pero garantizo que vale la pena.

El paraíso es conocido como: Ciudad Perdida, ubicada en la Sierra Nevada de Santa Marta. En ella viven actualmente cerca de 75 familias de la etnia Kogis, Arhuacos, Arsarios y Kankuamos, siendo los tres primeros los más comunes. Todas estas comunidades aún siguen la influencia de la cultura Tayrona, los cuales vivieron allí durante casi diez siglos y que en la colonización de los españoles fueron extintos.

Por disputas de poder y oro, mucho se destruyó. En 1982 tuvo su apertura como parque arqueológico a los visitantes, después de mucho trabajo para reconstruir el 70% de todo. Hoy una base militar del ejército colombiano brinda seguridad en la zona arqueologica, el asentamiento indígena más preservado dentro de los 250 descubiertos hasta el momento en la región de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Tour a la Ciudad Perdida de Colombia

Actualmente la principal fuente de ingreso económico de la región es el turismo. El trekking para llegar al local puede ser hecho en cuatro, cinco o seis días.  El tiempo puede variar de acuerdo al estado físico de cada persona, pero nosotros decidimos hacerlo en cuatro días.

Día 1 – La aventura comienza

Saliendo de Santa Marta, capital del distrito de Magdalena, partimos en auto en un viaje de aproximadamente dos horas en dirección al poblado de el mamey, un corregimiento de la Sierra Nevada de Santa Marta también conocido como machete pelado, de donde efectivamente empezamos la caminata.

Éramos 11 personas además del guía y del traductor. Solamente mi novio y yo éramos brasileños. Los otros eran de varias partes del mundo como Inglaterra, Alemania, Chile, Escocia y Holanda. Al empezar el trekking, bien demarcado, la caminata es más plana, pero luego empiezan subidas fuertes y algunas bajadas.

Al rededor del medio día tuvimos nuestra primera parada para comer. El almuerzo era abundante; arroz, frijoles, ensalada y pollo; además de opciones vegetarianas. Siguiendo la caminata, pasamos por varias cascadas, en algunas se puede disfrutar y meterse, con tanto calor y la humedad del lugar esas paradas son renovadoras.

También contamos con varias paradas a lo largo del trayecto, donde es posible comer, beber y reponer energías. En algunas de estas paradas nos daban frutas como naranja, sandia y piña.

Al final de la tarde llegamos al primer dormitorio. La receptividad es muy buena, y podemos cenar y descansar para el próximo día. En ese primer tramo del camino recorrimos en total 8,4 kilométros.

Día 2 – Día de más conocimiento

El día comienza muy temprano. A las 5:20 de la mañana todos ya de pie, preparándose para la caminata más larga, con un total de 16 km. El desayuno con huevos y frutas es propio para recargar las energías.

Después de una caminata con más subidas, hicimos una parada especial, donde conocimos a un indígena del a comunidad Wiwa llamado Alejandrino Barros quien también es guía y vive en la comunidad con toda su familia, nos ha mostrado cómo se fabrican las mochilas usadas por el pueblo y que también se venden a los turistas.

Las mochilas se hacen con la fibra de fique, una planta similar al agave. Explica que generalmente en ese proceso queda dividido para el hombre recoger la planta y prepararla, ya la mujer a su vez queda responsable por el arte de trenzado de los hilos.

Indigenas de la Ciudad Perdida

Siguiendo el trayecto, con lluvia en aquella tarde, el lodo dificulta un poco, ya que el camino queda más resbaladizo, pero nada que entorpece nuestra aventura. Al final de la tarde llegamos al último punto de parada antes de subir a la Ciudad Perdida, lo que haríamos a la mañana siguiente. El guía Johan Charris de la empresa Guías y Baquianos, siempre muy atento, nos dejó avisados ​​que quedaba sólo 1 kilómetro a la mañana siguiente hasta nuestro destino tan deseado.

Día 3 – Rumbo a la Ciudad Perdida

El día comienza muy temprano como de costumbre. Después de una travesía por el río Buriticá, encontramos uno de los mayores obstáculos: las escaleras que dan acceso al Parque Arqueológico Teyuna, también conocido como Ciudad Perdida. Son 1.200 escalones de piedras originalmente construidos por los indígenas en la ladera de la montaña.

La noticia buena es que después del desafío, la primera vista que se tiene de la Ciudad Perdida es sensacional. Es allí el mejor momento para disfrutar de la belleza del paisaje, siendo posible apreciar desde lo alto todo el parque. Él está repleto de formaciones circulares, con piedras en los contornos de las terrazas, en la cual, se construyeron los templos y casas de los Tayronas.

Conocemos entonces a una de las personas más importantes que habita en la Ciudad Perdida, el chamán de una de las comunidades Koguis conocido como “Mamo”. Los Koguis son los que mantienen su cultura más preservada, pudiendo ser identificados por sus largas ropas blancas de algodón.

Hablando con el Chamán podemos percibir cuánta experiencia y conocimiento ese líder indígena tiene. Con él siempre lleva dos mochilas, una donde guarda sus pertenencias personales y otra con el poporo, utilizado para consumir la hoja de coca. Es una especie de calabaza llena de una cal blanca extraída de una concha encontrada en las playas del caribe colombiano.

Escaleras Ciudad Perdida

Con un pedazo de madera, los indígenas toman la cal y colocan directamente sobre un puñado de hojas de coca que se colocan en la esquina de la boca. La saliva, la cal y las hojas provocan una reacción química, liberando las sustancias de la hoja. Él explica que así se acerca a los Dioses. Cada uno en la tribu tiene su función asignada, en el caso de él, es un líder espiritual.

Finalizada la visita a la Ciudad Perdida por la mañana, queda la jornada de regreso. Antes de la caminata de vuelta, pasamos por una cascada conocida como “fuente de la juventud”. Algunos como yo nadaron por allí para garantizar por las dudas una rejuvenecida por supuesto.

Después del almuerzo son cuatro horas más de caminata hasta el siguiente punto de parada, donde el grupo pasó la noche. Las camas y hamacas siempre tienen los mosquiteros, que son esenciales para tener una buena noche de sueño. Después de eso es sólo descansar para el último día.

Día 4 – Fin del camino Teyuna

Al día siguiente, el tiempo soleado, pero no muy fuerte, facilitó un poquito el descenso, haciendo menos exhaustivos los 14 kilómetros de caminata restante. Después de cuatro intensos días, en fin el grupo regresa a Machete Pelado, siendo esperados con un hermoso almuerzo para finalizar nuestro tour a la Ciudad Perdida.

Grupo Ciudad Perdida

La llegada da el gusto de satisfacción, donde tuvimos la oportunidad de probar nuestros límites y tener el privilegio de conocer más de aquella cultura milenaria, que nos recuerda la importancia de la preservación de la naturaleza. Sin duda una experiencia única y enriquecedora, de la que todos deberían conocer.

Consejos si vas a visitar la Ciudad Perdida:

  • Muchos allí son tímidos o sólo prefieren tener su mayor privacidad, por lo que antes de tomar una foto o vídeo de la gente pregunte a ellos si no se molestan.
  • Procura llevar de vuelta al finalizar el tour a la Ciudad Perdida toda la basura que lleves para la preservación de la naturaleza.
  • Poca ropa y confortables son la mejor opción para este viaje, además, es fundamental el uso de protector solar y repelente.
  • Lleva al menos una camisa manga larga y un pantalon largo para protegerte de los mosquitos en la noche, además hace algo de frio pero las camas tienen cobijas.
  • Pregunta a la agencia operadora con la que vas a realizar la excursion a la Ciudad Perdida como esta el clima, si es época de lluvia te recomendamos ir preparado.
  • En cuanto a la comida no es necesario preocuparse, todas las comidas se incluyen y son de excelente calidad.
  • Si no tienes muy buen estado fisico haz ejercicio unos días antes de tomar el tour, si bien durante la caminata se hacen pausas para comer algunas frutas hay subidas que son bastante agotadoras.
  • En el camino Teyuna no comunicación wifi ni señal de celular, así que este es un lugar perfecto para desconectarte por completo de la tecnología y conectarte con la madre tierra.
  • Lleva justo el agua que necesitas para cada trayecto, en los diferentes campamentos donde vas a dormir hay termos grandes donde puedes recargar tu botella con agua.

Escrito por: Jéssica Torres

Jairo P
By Jairo P mayo 18, 2017 08:30

Comentarios

Loading Facebook Comments ...